¿Cuáles son los derechos de las personas con discapacidad en Argentina? 

La Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad les asegura el derecho a ser parte de la sociedad sin ningún tipo de discriminación. Argentina, es uno de los países que también se sumó a la firma de la Convención para poder ejercer sus derechos humanos en igualdad de condiciones.

Los derechos que poseen las personas con discapacidad frente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación son:

  • Derecho a la educación.
  • Derecho a la salud.
  • Derecho a la rehabilitación.
  • Derecho al voto de personas con discapacidad mental.
  • Derecho al goce de movilidad personal.
  • Derecho al ejercicio de la parentalidad.
  • Derecho a la protección de niños, (as).
  • Derecho a la protección en caso de ser víctima de violencia de género.
  • Otros derechos de las personas con discapacidad.

 

Haremos un estudio analítico de cada uno de estos derechos para poder hacer buen uso de los mismos:

  1. Derecho a la educación: Basándonos en el caso de Emiliano Naranjo, para quienes no lo conocen, fue un joven que aplicó a la Universidad de La Matanza en la carrera de educación física la cual fue denegada e inició un proceso de defensa para poder adquirir su derecho a la educación, el Estado argentino le asignó a la universidad el deber en admitir al estudiante y hacer los ajustes necesarios para que Emiliano pudiese ejercer el uso de sus facultades dentro de la carrera sin atentar contra la autonomía de la universidad. 
  2. Derecho a la salud: En este aspecto, el Estado logró insertar en la atención médica los servicios, obras y demás obligaciones sociales a favor de las personas con discapacidad. Nos referimos al caso de Edith Silva, quien demandó a su proveedor de salud por no otorgarle los medicamentos necesarios para tratar su enfermedad. 
  3. Derecho a la rehabilitación: Las personas con discapacidad, sean niños o adultos de igual manera tienen derecho a recibir atención médica de rehabilitación en caso de ser necesaria para su mayor desempeño ya sea físico y/ o mental que garantice un estilo de vida digno. Traemos el caso de el padre del niño I.G. que tiene una discapacidad mental, motora permanente y parcial. Su demanda consistía en solicitar un acompañante terapéutico a cambio de las cuotas cotizadas a su proveedor de servicios médicos. 
  4. Derecho al voto de personas con discapacidad mental: En esta ocasión, lo que se quiere destacar es que una persona con discapacidad puede ejercer el derecho al voto, eliminando de este modo las barreras que impedían a este grupo tener participación en el proceso electoral. Es el caso de H.O.F. quien tiene una discapacidad mental y fue declarado “incapaz”, luego de un dictamen se dijo que era una persona autónoma, entendía claramente su entorno y expresaba abiertamente su deseo de votar.

 

Otros derechos:

 

  • Derecho al goce de movilidad personal: Aquí es dónde se tiene en cuenta la independencia de las personas con la discapacidad, es decir, que tengan las herramientas necesarias para movilizarse de forma autónoma, alegando por la adquisición de automotores para su uso personal con el objetivo de poder realizar sus actividades estudiantiles, laborales, etc. Están incluidas las tecnologías de apoyo, dispositivos técnicos de modo asequible.  
  • Derecho al ejercicio de la parentalidad: Todas las personas en la sociedad tienen derecho a su parentalidad sea cual sea su condición. En el caso de las personas con discapacidad, denegar la crianza de los padres constituye discriminación. Por ello, se han tomado acciones efectivas para desempeñar el rol adecuadamente bajo la supervisión del Estado con las medidas pertinentes.
  • Derecho a la protección de niños, (as): Prevalecen sobre la infancia, la protección de forma especial a tal fin que se tomen medidas que garanticen su seguridad por parte del Estado. Es de vital importancia su integridad, atención médica especializada, una vida digna y decente, mayor inclusión dentro de la sociedad, mejorando su calidad de vida y el mayor provecho del desarrollo de su futuro.
  • Derecho a la protección en caso de ser víctima de violencia de género: Las personas con discapacidad no están inmunes para casos de violencia de género, es por ello que se vela por su protección y seguridad integral.
  • Otros derechos de las personas con discapacidad: En este aspecto se hace referencia a la accesibilidad de tener un ente jurídico que permite actualmente el ejercicio de la capacidad de defensa que disminuye la limitación de la autonomía personal, facilitando la toma de decisiones con respecto a la libre aplicación de los derechos humanos. 

 

 

 

 

 

 

 

Se le permite tener acceso a la jurisdicción como método de exigir sus derechos de la forma más adecuada posible.

Si bien es cierto que los derechos no son infinitos al menos las personas con discapacidad cuentan con los derechos fundamentales para llevar una mejor calidad de vida. Por ejemplo, ¿Crees que es justo que una persona con discapacidad sea internada por padecimientos mentales de forma involuntaria? En este caso, tiene derecho a designar un abogado o uno que provea el Estado para que represente en figura de paciente y se le garanticen los derechos en el momento que se presente la internación involuntaria o en determinado procedimiento de queja o apelación. Si el paciente ya no tiene uso de conciencia debido a su condición, igualmente se velarán por sus derechos mediante el abogado elegido por parte del Estado sin que haya ningún tipo de discrepancia. 

Cuando se presenten casos de internaciones a nivel psiquiátrico de manera involuntaria, se hará seguimiento a través de la figura del debido proceso, se aplicará una interpretación ampliada del derecho de defensa, también para aquellos con una discapacidad mental y estén privados de su libertad por la misma circunstancia, cuenten con la garantía de que se les ofrezcan los medios adecuados de libertad y seguridad.

Se evaluarán los casos en los que las personas con discapacidades psiquiátricas compulsivas estén hospitalizadas en centros mentales, debido a su vulnerabilidad e impotencia para ejercer su propia defensa, donde prevalecerán el trato digno e igualdad.

Compartir