Tim Harris es el dueño de “El Lugar de Tim”, el único restaurante en el mundo de propiedad de una persona con Síndrome de Down. Situado en Albuquerque, Nuevo México, está abierto los 7 días de la semana y es reconocido por ser “el sitio más feliz del mundo. Es un restaurante de desayunos, almuerzos y abrazos. Los abrazos son la mejor parte”, según define el propio Tim.

“Me emociona mucho ir al trabajo así que bailo en el aparcamiento. Es un baile de magia”, cuenta el orgulloso empresario. Tim recibe personalmente a sus clientes, les pregunta por su vida y se ocupa del personal. Las frases de ánimo y de felicitación a sus empleados son constantes. Tanta es su preocupación por los abrazos que incluso ha instalado un contador oficial de abrazos que refleja el número de ellos que da cada día.

“Mi mayor preocupación es la gente que entra por la puerta. A veces mis clientes están tristes, pero les doy un abrazo y se sienten mucho mejor. Los abrazos son mucho más potentes que la comida”, afirma Tim.

Llevar adelante es el sueño de toda la vida de Tim. “No dejé que mi discapacidad acabara con mis sueños. Las personas con discapacidad pueden conseguir cualquier cosa que se propongan. Somos regalos para el mundo”, concluye sonriendo.

Compartir