Si te preguntan sobre tu discapacidad en la entrevista laboral es importante que lo cuentes en forma natural y evites narrarlo trágicamente.

La clave es destacar lo que has aprendido de ti mismo y cómo te ha servido para seguir adelante. Esto demuestra la fortaleza y tu decisión en superar las dificultades e imprevistos, rasgo muy solicitado y valorado en las empresas.  Posees un capital simbólico que otros no tienen, nos referimos a tu experiencia y voluntad en enfrentar los obstáculos.

Ahora bien, es necesario que en la conversación con el empleador despejes todas las inquietudes. De esta manera, no pierdes la oportunidad en aclarar que eres capaz de realizar tu trabajo y desempeñarte en las tareas asignadas.

Lo más importante:

-Ser claro y conciso. No relates una historia extensa y trágica.

-El objetivo es desmitificar las dudas y los miedos que existen sobre la discapacidad.

Resalta enfáticamente tu capacidad en hacer el trabajo.

Posicionate en tus aspectos positivos. Y qué tienes para ofrecer al empleo.

Ejemplo:

“Yo sé que en ocasiones la gente tiene preocupaciones en relación a la contratación de una persona con discapacidad. ¿Tiene usted preguntas sobre mi discapacidad? No tengo problemas en contestarlas”

Si el trabajo se lo otorgaron a otra persona, recuerda que se presentarán otras oportunidades. Lo bueno es que ya estás subido/a a la vorágine de la búsqueda.  El perfil que el reclutador necesitaba no se identificaba con el tuyo. Y esto ocurre, en un gran porcentaje, con los candidatos que buscan trabajo.

 

Compartir