Eduardo García es un joven y meritorio chef estadounidense que se destaca notablemente en su profesión a pesar de haber perdido su mano izquierda en el año 2011.

Eduardo comenzó su carrera culinaria a los 18 años y pocos años después recibiría una irresistible oferta para trabajar como chef en un lujoso crucero, lo que le permitió explorar el mundo en todo su esplendor y conocer nuevas experiencias que se convertirían en hobbies como el surf, el senderismo y la caza.

Sin embargo, su vida tuvo en vuelvo desafortunado en el año 2011, cuando perdió su mano izquierda por electrocución mientras se encontraba en una expedición de caza. Luego de un mes en el hospital, Eduardo tomó fuerzas y se convenció que esta discapacidad no iba a alejarlo de su pasión por la cocina. “El tiempo es valioso y precioso, y debo hacer algo productivo con él”, afirma.

Luego de experimentar con un par de prótesis, Eduardo dispone actualmente de una mano biónica de última generación. Este dispositivo fue desarrollado por la empresa Advanced Arm Dynamics, que debió hacer un minucioso trabajo para calibrar la prótesis en función de las necesidades profesionales de García. La nueva mano utiliza tecnología Bluetooth y es inalámbrica. De esta manera, Eduardo puede usar los músculos de su antebrazo para maniobrar su nueva mano. Ahora es capaz de agarrar, cortar, rebanar y hacer todas las actividades que la cocina profesional demanda.

Compartir