Digital StillCamera

Eliminar las barreras arquitectónicas es uno de los temas pendientes para permitir la integración de las personas con discapacidad en la sociedad. A su vez abrirá caminos en los ámbitos familiares, laborales y sociales. En la mayoría de los barrios porteños carecen de este tipo de políticas inclusivas. Por ejemplo: los obstáculos que una persona con discapacidad debe sortear tanto en edificios como en el espacio urbano. No podemos dejar de incluir dentro de estos obstáculos las barreras sociales.

Las barreras físicas son las que trataremos en esta oportunidad: las encontramos en la mayoría de los espacios públicos, es decir, parques, plazas, aceras y demás lugares del barrio. También los edificios en general escasean de adecuadas soluciones a estos inconvenientes. Escalones, escaleras, ascensores diminutos, puertas en mal estado, veredas rotas y baños públicos no adaptados son las principales causas que afectan a las personas con discapacidad.

Crear conciencia

La falta de movilidad es un problema muy grave, con consecuencias en muchas facetas de la vida de las personas con discapacidad. Implica no poder desplazarse, en algunos casos, no poder comer solo, no poder visitar a un amigo, no ir al cine, no poder hacer compras, no poder ir a trabajar y podríamos ocupar varias líneas sobre las limitaciones que se sufren. Entonces quedan en evidencia que la discapacidad tiene libertad condicional si no se plantean situaciones. Las personas que necesitan sillas de ruedas o bastones precisan unos espacios mínimos para poder maniobrar, esto implica obligatoriamente mayor superficie, una adecuada distribución y mobiliarios adaptados y prácticos. La concientización de los profesionales también debe ser reforzada.

La problemática del aprendizaje, de las necesidades de una persona con discapacidad es tan importante como la realización de obras, ya que si el “común” de la gente supiera cuál es el prejuicio que ocasiona al dejar estacionado su auto en un acceso a rampa, en alguna salida de garage, o algún estacionamiento para personas con discapacidad, seguramente evitaríamos esta torpeza.

¿Tienes una discapacidad? Duplicamos tus oportunidades laborales de conseguir empleo

En la mayoría de los barrios el tema se agrava. De allí será importante crear conciencia de esta situación en cada vecino, para que conozcan las necesidades que tienen las personas con discapacidad. Recorrer las calles en una silla de ruedas no difiere mucho ya que hay insuficiencia de rampas o están en malas condiciones materiales. No están pensadas siquiera como circuitos que tengan puntos estratégicos, como podría ser trazado con recorrido hasta las bocas de subte, avenidas comerciales, paradas ferroviarias (tengamos en cuenta que en algunas estaciones presentan varios obstáculos en las rampas para personas con discapacidad motriz). Muchas veces sucede que en una esquina se encuentran con una rampa y en la opuesta no la hay, por lo tanto la solución es inconclusa.

Si bien el Gobierno de la Ciudad cumple con la ley de accesibilidad para personas con discapacidad motriz, no es suficiente y no están en buen estado las rampas. Falta más difusión para los vecinos de los barrios afectados y tomar conciencia de las necesidades arquitectónicas de las personas con discapacidad.

La invisibilidad de los problemas que la discapacidad conlleva, como así también de las variadas soluciones que ameritarían ponerse en práctica para posibilitar su verdadera integración social, son principalmente por desconocimiento.

“El día que las personas con discapacidad alcancen el bienestar del resto de la sociedad, ese día se podrá decir que la sociedad es completamente civilizada” Stephen Hopkins

Compartir