Ray Charles Robinson. Nació en Albany, Georgia el 23 de septiembre de 1930. Fue un cantante, instrumentista y compositor estadounidense, una de las figuras más relevantes de la música negra del siglo XX. Es difícil catalogar sus cientos de grabaciones, quizá por el eclecticismo que siempre le caracterizó. Durante su larga carrera fue premiado con doce premios Grammy.

Su famosa ceguera la produjo un glaucoma del que se vio afectado a los 7 años de edad y su familia no lo pudo tratar por razones económicas. Se cuenta que fue su madre la que le condujo en su aprendizaje a orientarse sin el sentido de la vista para conseguir la necesaria autosuficiencia para cuando se independizara. Por tal hecho, sumado a la muerte imprevista de su hermano y a “la música que vivía dentro de él”, fue aceptado en la escuela para no videntes de Florida “St. Agustine”, donde le enseñaron Braille y a leer y componer música. “La diferencia con los niños videntes que aprenden alguna canción, es que los ciegos tenemos que tocar las notas, entenderlas y luego memorizarlas para finalmente poder tocar la melodía. No pueden tan sólo sentarse y tocar mientras van leyendo“. Algo que, sin lugar a dudas, contribuyó a desarrollar una de sus maravillas: la improvisación.

Su padre falleció cuando Ray tenía 10 años y su madre falleció cuando tenía 15. Ray dejó la escuela y sobrevivió tocando en los clubes de Florida la compilación de su idolatrado Nat King Cole.  Se mudó a Jacksonville con unas personas, que eran amigos de su madre. Durante más de un año, tocó el piano en el Teatro Ritz en LaVilla , ganando 4 dólares por noche. Luego se mudó a Orlando, y más tarde a Tampa, donde tocó  con la banda llamada The Playboys Florida. Aquí es donde comenzó su hábito de llevar gafas de sol, hecho por el diseñador Billy Stickles

Y es desde allí donde consiguió lanzar su primer disco, fichado por un productor de la Atlantic Records, Ahmet Ertegum, que había oído hablar de él y de donde renació el Ray Charles que dejó huella en el mundo de la música con aquella forma tan propia de tocar el piano, con sus cualidades vocales, y junto a una más que correcta mezcla de músicas de Nueva Orleans con góspel y blues, aderezado con tintes de folk, rap urbano y country, según épocas, que conforman el estilo propio, imborrable y personal de Ray Charles. Ese que tanto alucinó y alucina a sus seguidores de todo el planeta.

Ray Charles falleció en su casa de California el 10 de junio de 2004 a los 73 años, por una enfermedad hepática, dejando un legado de doce hijos y 18 nietos.

La película “Ray” se trata de la vida del músico, interpretado por Jamie Foxx, quien ganó un oscar por su papel principal. Está dirigida por el director Taylor Hackford.

La revista Rolling Stone lo nombra Nº. 10 en su lista de los 100 mejores artistas de todos los tiempos. En 2009 publicó la lista de los 100 mejores cantantes de la historia, los cuales han sido elegidos por todos los cantantes y personas relacionadas con la música. Entre todos ellos Ray ha sido nombrado como mejor cantante masculino y como el segundo mejor cantante de todos los tiempos, sólo superado por Aretha Franklin.

Compartir