Las principales ventajas que posee un trabajador con discapacidad por sobre un trabajador sin discapacidad son las siguientes:

  • Alta motivación para trabajar
  • Afán de superación personal
  • Capacidad para afrontar nuevos retos
  • Gran interés y disposición para aprender
  • Gran disponibilidad para trabajar
  • Personas constantes en su trabajo.
  • Personas que suelen ser más puntuales que los demás.
  • Personas más productivas que los demás empleados.
  • Personas que solicitan licencias y permisos con menos frecuencia que las que no tienen ninguna discapacidad.
  • Personas altamente responsables.

Pasemos ahora a conocer algunos de los beneficios que genera la contratación de personas con discapacidad trabajadores son:

  • Mejora el Clima Laboral

La integración de personas con discapacidad en la empresa genera una mejora del clima laboral, cambia la actitud de los trabajadores y elimina muchos estereotipos, como resultado de la gran responsabilidad y perseverancia que estas personas desarrollan. La discapacidad disminuye cuando la persona que la posee tiene capacidad de decisión sobre su vida, contando con recursos externos que le proporcionan bienestar, como tecnología, ausencia de barreras físicas, nuevos conocimientos, recursos económicos, entre otros.

  • Sensibiliza al resto del personal

La oportunidad de trabajar con personas con discapacidad normalmente sensibiliza al personal de la empresa, impulsando la aceptación de la diversidad y la no discriminación.

  • Disminuye el ausentismo laboral

Los trabajadores con discapacidad son muy poco conflictivos y tienen un ausentismo laboral igual o menor que una persona sin discapacidad.

  • Genera un mayor compromiso

El trabajador con discapacidad generalmente es más fiel a su puesto de trabajo que un trabajador sin discapacidad. Presentan una menor rotación, lo que evita gastos y tiempo de formación. Por esta razón, la inclusión laboral es un proceso que debería incluir de igual forma las condiciones de tareas, salarios y horarios que cumple cualquier otro trabajador.

  • Permite contar con trabajadores eficientes en tareas especificas

Algunas personas con discapacidad tienen características especiales que les permiten adquirir destrezas superiores o únicas a las de otros empleados. Ejemplos: las personas con discapacidad auditiva son ideales para trabajar en lugares de alto ruido sin sufrir daños que conlleven a enfermedades laborales por esa causa. Quienes tienen síndrome de Down desarrollan muy bien tareas repetitivas. Las personas con discapacidad físico-motora pueden hacer labores que requieren estar mucho tiempo en un solo lugar, y las personas con discapacidad visual trabajan mejor en lugares oscuros que el resto de las personas.

  • Mejora la reputación corporativa

La imagen de la organización no sólo se ve afectada positivamente en el mercado, sino que también al interior de ésta. Se desarrolla un orgullo de pertenencia a una empresa que respeta e integra a personas con discapacidad.

Compartir