El tiempo de adaptación al puesto de trabajo es diferente para cada persona y las personas con discapacidad no son la excepción.

Es importante considerar que toma un poco más para las personas con discapacidad intelectual y que para estos casos se recomienda asignar un tutor que hará más fácil la inserción al grupo de trabajo.

Como en cualquier otro caso, se deberá realizar un proceso de introducción a las instalaciones, equipo de trabajo y entorno cercano.

Aquí podrían ser útiles algunas de las siguientes herramientas: capacitaciones o entrenamiento sobre el puesto a desempeñar; otras de reforzamiento de conocimientos necesarios para el desempeño; y, un seguimiento por parte del equipo de reclutamiento, muy cercano al principio y esporádico a medida que pasa el tiempo.

Para generar un cálido ambiente de trabajo, tanto para la persona con discapacidad que se unirá a la empresa como para los demás colaboradores, es necesario informar correctamente a todos sobre la nueva incorporación, capacitándolos sobre la discapacidad de su nuevo compañero de trabajo.

¿Quiénes deberían ser capacitados?

  • Administrador del área.
  • Jefe del área o sección.
  • Supervisor directo.
  • Compañeros de trabajo.

De esta forma, todos se preparan para recibir de la mejor manera a la persona que se está incorporando a la empresa y tienen claridad sobre las necesidades, capacidades y limitaciones del nuevo integrante.

Lo importante de esta etapa es que se aclaran dudas y se despejan mitos sobre las personas con discapacidad, en una conversación dinámica y honesta. La finalidad es que no se generen problemas ni discriminaciones.

Compartir