Cuando un hijo es diagnosticado con alguna discapacidad, la familia siente que esto representa un golpe, y los padres pasan por varias etapas psicológicas y emocionales que varían según el caso, aunque tienen similitudes desde el momento del diagnóstico.

recomendaciones-en-caso-de-discapacidades

Dichas etapas son consideradas como un duelo, experimentado por los padres desde el primer momento, siendo este un proceso dividido en varias fases, hasta llegar a aceptar por completo la discapacidad del hijo. El proceso se da en el siguiente orden:

  1. Negación: Esta etapa se da cuando los padres se enteran de la discapacidad de su hijo, y se caracteriza por la insistencia de los mismos al aferrarse a la idea de que el diagnostico no es correcto, y que sus hijos no tienen discapacidad, negándose a toda idea que afirme la realidad.
  2. Culpabilidad: Puede que durante esta fase, los padres se culpen mutuamente de la discapacidad del niño, o incluso culpar al médico, la vida, su religión o su propio hijo. Reaccionando de esta manera, debido a la impotencia que sienten, sintiendo además culpa y en muchos casos vergüenza.
  3. Negociación: En esta etapa los padres aunque no aceptan el diagnostico al 100%, ya se sienten mas cómodos hablando del tema con el médico y con el niño, despertando en sí mismos el interés por conocer la discapacidad y como pueden manejarla.
  4. Depresión: La misma se da porque los padres se sienten agotados a nivel físico y mental, manifestando desanimo.
  5. Aceptación: Es la etapa final, aquí ya los padres aceptan total o parcialmente la discapacidad de su hijo, aunque en algunos casos las etapas se pueden repetir, ya que cada persona vive este proceso de duele de un modo distinto.

¿Cómo actuar cuando tienes un hijo con discapacidad?

Todos los padres y familiares de personas con discapacidad, pasan por el proceso mencionado anteriormente, el cual los lleva a asumir una posición asertiva, pero muchas veces no se sabe bien que acciones tomar para apoyar mejor a ese niño que necesita atención, comprensión y sobre todo mucho amor, es por ello que aquí te dejamos 6 recomendaciones que te pueden ayudar:

  1. Documéntate acerca de la discapacidad de tu hijo: Mientras más conocimientos tengas acerca de las discapacidades, podrás brindar más ayuda a tu niño. Puedes comenzar dirigiéndote al centro educativo y conversando con el docente del niño, además de indagar en la web y consultando con profesionales, para tener ideas claras y conocer mejor el tema.
  2. Conoce los derechos de tu hijo: Cada país tiene sus leyes en cuanto a la discapacidad, por lo que es bueno que investigues, ya sea mediante internet o en físico, enterándote así de todos los derechos de tu hijo, porque los mismos servirán de ayuda en cuanto a su desempeño cotidiano y su integración en la sociedad.
  3. Establece relaciones positivas con el docente y personal de la escuela: Esto lo lograras comunicándote regularmente, intercambiando información sobre el progreso de tu hijo tanto en casa como en el colegio. Reúnete con el maestro y equipo del área de educación especial, para así desarrollar planes para tratar las necesidades educativas del niño.
  4. Asiste a encuentros con otros padres: De esta manera podrán compartir consejos prácticos y apoyo a nivel emocional.
  5. Tenle mucha paciencia a tu hijo: Ten en cuenta que su discapacidad puede dificultar su desempeño en todas las áreas, y que hay cosas que no puede controlar, necesitando tu apoyo y tolerancia.
  6. Enfócate en las potencialidades e intereses de tu niño: Anímalo a realizar actividades que le gustan, ofrécele la oportunidad de aprender por medio de ellas, acompañándolo siempre y guiando su aprendizaje.

recomienda-cuida-y-vive

Compartir