La natación es un deporte de bajo impacto que estimula todos los grupos musculares del cuerpo, contribuyendo al desarrollo psicomotor  y beneficiando de manera directa la salud otorgando múltiples sensaciones de bienestar.

Es importante tener conocimiento sobre el espectro autista, identificar que no todas las personas diagnosticadas bajo esta condición tienen las mismas conductas y que todos vivencian el autismo de diversa manera, entregando un abanico de oportunidades para intervenir desde la natación.

¿Cómo se realiza la terapia?  La persona con autismo comenzará familiarizándose con el agua, aprendiendo a flotar, realizar coordinación dentro de la piscina, aprender a controlar la respiración. Este deporte requiere de constancia y esfuerzo, además contribuye a que las personas con autismo se relajen y liberen tensiones, motivándolos/as también a socializar con sus compañeros y practicar la empatía.

Algunos de los beneficios que tiene este deporte son:

  • Propiciar el relacionarse con nuevas sensaciones a nivel corporal, estimulando los sistemas de integración sensorial.

¿Tienes una discapacidad? Duplicamos tus oportunidades laborales

  •  Incrementa la motivación por realizar una actividad que le motive y le sea significativa.

personas con autismo discapacidad piscina publica

  •  Incrementa la motivación por realizar una actividad que le motive y le sea significativa.

 

  • Aumenta la unión familiar, debido a que la familia debe estar atenta  y participar de las actividades acuáticas.

 

  •  Fortalece el sistema cardiovascular al ser un deporte de carácter aeróbico.

 

 

 

piscina pública discapacitado niños personas con autismo

Imagen suministrada por: guatenews.com

  • Mejoras a nivel psicológico, ya que ayuda a eliminar el estrés, entregando sensaciones de confort y bienestar.

 

  • Mejoras a nivel cardiopulmonar, ya que se debe tener total conciencia de la respiración en todo momento.

Te recomendamos leer esta noticia Marilyn una repostera con discapacidad auditiva

En conclusión final y personal

En conclusión, se puede afirmar que la natación es realmente beneficiosa para personas que sean parte del espectro autista, ya que no solo les ayuda a mejorar su condición física, sino también la arista psicológica.

 

¿Tienes una discapacidad? Duplicamos tus oportunidades laborales de conseguir empleo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad