La presencia de una discapacidad en alguno de los miembros de la familia, produce un impacto en la misma, afectando a todos de alguna manera. Aunque esta situación parece difícil de manejar, la familia es el principal núcleo que debe buscar la inclusión de la persona con discapacidad, promoviendo la aceptación en su entorno.

Las relaciones familiares se forman desde la infancia, consolidándose a medida que pasa el tiempo, y son las que van a determinar de manera significativa la personalidad de los hijos.

Los hermanos ofrecen esa primera relación de pares, cuando somos niños, volviéndose una de las mejores conexiones en los seres humanos, y que se mantienen durante toda la vida.

Los hermanos de un niño con discapacidad, también se deben considerar como especiales, porque van a experimentar sentimientos que podrían ser difíciles de entender por el resto de las personas, debido a que observan las diferencias de su hermano con el resto y consigo mismo, lo que podría traerle dudas, conmoción, y conflictos emocionales.

orienta-hijo-sobre-discapacidad-de-hermano

Compartir