No sólo la tecnología se pone al servicio de la inclusión de personas con discapacidad, sino que la creatividad también está jugando un papel muy importante en la búsqueda de fomentar un cambio positivo.

Hace pocos días, en Canadá, se inauguró un restaurante un tanto particular. Es que este establecimiento, llamado Signs, es atendido íntegramente por personas sordas. Las personas que acuden al local deben recurrir a la lengua de señas para hacer sus pedidos. La finalidad de esta iniciativa es incentivar a las personas en general a aprender la lengua de señas.

Anjan Manikumar es el propietario del lugar, y explicó que decidió abrir el local luego de que en su trabajo anterior un cliente sordo “no estaba recibiendo el servicio que merecía”. Fue así como inició el proyecto no solo para acercar a los comensales a este lenguaje sino para darles una oportunidad laboral a las personas sordas.

El menú del local cuenta con su respectiva traducción a la lengua de señas, por lo que de esta forma los clientes pueden establecer una conversación con los trabajadores y realizar su pedido.

Compartir