José Luis Salamanca es un español oriundo de Granada que años atrás sufrió una grave lesión en su pierna izquierda a raíz de un accidente laboral. Paradójicamente, su nueva condición de persona con discapacidad lo llevó a ser despedido de su empleo. Lejos de desanimarse y de asumir esa situación como una derrota, a sus 53 años, José Luis ha comenzado con su propio emprendimiento personal basado en el alquiler de huertos familiares.

“La Huerta de Gui”, como se ha denominado al proyecto, consiste en la venta directa de productos ecológicos, como hortalizas, frutas o huevos. Al mismo tiempo, José Luis se ha enfocado en el alquiler de huertos a familias y grupos de consumo, a los que se facilita material, herramientas y asesoramiento, además de organizar talleres en colaboración con otras organizaciones.

Salamanca afirma que su despido del trabajo anterior le alentó a tomar la decisión de “reinventarme sirviéndome de mis dotes, recursos y experiencias para aferrarme a un sueño que siempre he tenido: el campo”.

La actividad se basa en la agricultura natural, contribuyendo activamente a la biodiversidad de la vega granadina, ya que la iniciativa se desarrolla dentro del término municipal de Churriana de la Vega, a cinco minutos de Granada. “El acceso es tan sencillo y cómodo que incluso puede hacerse en bicicleta utilizando un carril-bici próximo a las parcelas”, explica José Luis.

Compartir