Poco a poco las empresas comienzan a incluir a más personas con discapacidad en sus equipos de trabajo. Este cambio conlleva algunos desafíos, pues muchas veces quienes se encargan de seleccionar el personal no están familiarizados con este tipo de situaciones.
El diario La Capital de Rosario elaboró una lista de puntos a tener en cuenta a la hora de entrevistar a una persona con discapacidad, información que compartimos a continuación:

  • Consultar si la persona necesitará algún tipo de apoyo, por ejemplo, un intérprete en lengua de señas.
  • Siempre debe garantizarse al entrevistado la accesibilidad al espacio donde se desarrollará la entrevista evitando lugares con escaleras, pasillos estrechos y propiciando lugares que tengan ascensores y baños accesibles.
  • Evitar preconceptos y cuidados excesivos por miedo a ofender. Ante la duda, es mejor preguntar.
  • Hablar directamente a la persona, no a través de terceros (padres, cuidadores, etc).
  • No apelar a la persona con discapacidad como si fuera un héroe o un ser humano excepcional sólo por tener una discapacidad.
  • No decir ni titular “discapacitado” sino “persona con discapacidad”. Decir persona ciega, persona con discapacidad psicosocial o usuaria de servicios de salud mental, persona con hipoacusia o persona sorda.
  • No hablar de “la persona que padece determinada discapacidad”, “el hombre que sufre de discapacidad” . No todas las personas con discapacidad sufren o padecen.
  • No tratar a la persona como eternamente aniñado (a las personas ciegas es común que se les diga: ojo con el escaloncito, dame la manito, más allá de la edad que tengan).
Compartir