Enfoque integral para la discapacidad y la salud mental

Enfoque integral para la discapacidad y la salud mental

Cursos gratuitos en habilidades digitales

La intersección entre discapacidad y salud mental es un tema complejo que merece una atención cuidadosa y reflexiva. Las personas con discapacidad a menudo enfrentan barreras únicas que pueden afectar su bienestar psicológico. En este artículo, analizaremos la conexión entre discapacidad y salud mental y destacaremos la importancia de abordar estos problemas de manera integral.

Relación entre Discapacidad y Salud Mental

La discapacidad puede influir en la salud mental de varias maneras. Las personas con discapacidad suelen enfrentar estigmatización, discriminación y falta de accesibilidad, lo que puede contribuir a sentimientos de aislamiento y baja autoestima. Además, las preocupaciones sobre la autonomía y la aceptación social pueden aumentar el estrés diario

Las afecciones de salud mental, como la ansiedad y la depresión, son frecuentes entre las personas con discapacidad. La falta de apoyo adecuado agrava estos problemas, creando un círculo vicioso que afecta negativamente la calidad de vida de esta población.

Desafíos únicos

La falta de accesibilidad es uno de los principales desafíos que enfrentan las personas con discapacidad en relación con su salud mental. La exclusión de espacios públicos, la falta de transporte accesible y la discriminación laboral contribuyen a sentimientos de marginación y limitan las oportunidades de participación social.

Además, la falta de representación en los medios y la escasa conciencia sobre las experiencias de las personas con discapacidad pueden perpetuar estereotipos negativos, aumentando la carga emocional que enfrentan. La sociedad debe abordar estos problemas estructurales y fomentar un entorno inclusivo que promueva la igualdad.

La Importancia de un enfoque integral

Para abordar estos desafíos, es clave adoptar un enfoque integral que considere todos los factores. Los profesionales de la salud deben recibir formación específica para comprender las intersecciones entre discapacidad y salud mental y proporcionar un tratamiento adaptado a cada individuo.

Además, es esencial mejorar la accesibilidad en todos los aspectos de la vida, desde entornos físicos hasta oportunidades educativas y laborales. La creación de políticas inclusivas y la promoción de la diversidad en todos los ámbitos contribuirán a construir una sociedad que valore y respete la singularidad de cada persona.

¿Tienes una discapacidad? DUPLICAMOS tus oportunidades laborales de conseguir empleo Click acá

¿Qué es el estrés y cómo combatirlo con mindfulness?

¿Qué es el estrés y cómo combatirlo con mindfulness?

Cursos gratuitos en habilidades digitales

El estrés puede ser descrito como una situación de sobrecarga o de presión que afecta a una persona y que depende  tanto de las demandas de la situación, como de los recursos de la persona para afrontarla.

Así, se trata de un sentimiento de tensión física o emocional que se produce de manera automática y natural ante situaciones o pensamientos que nos resultan amenazadores, frustrantes o desafiantes.

Un nivel moderado de estrés es normal, ya que el ser humano debe ser capaz de adaptarse a múltiples situaciones. Por ejemplo, frente a una situación peligrosa, es positivo que la persona se ponga en alerta, para poder reaccionar de manera adecuada. Sin embargo, durante este proceso de adaptación, puede ocurrir que la persona no disponga de suficientes recursos para resolver el desafío al que se enfrenta, y la situación le supere, generando niveles de estrés excesivamente altos que pueden desembocar en distintos síntomas o consecuencias perjudiciales.

¿Cuáles son algunos síntomas del estrés?

– Dolor de cabeza regular

– Contracturas

– Desórdenes digestivos

– Insomnio

– Irritabilidad y mal humor

– Pesimismo

– Falta de concentración

– Despistes frecuentes (pérdida de memoria)

– Fatiga

¿Cómo ayuda el mindfulness a combatir el estrés?

El mindfulness es un tipo de meditación que procede de la cultura oriental, más concretamente del budismo zen. A pesar de no tener traducción directa al español, podemos entender el significado del término ‘mindfulness’ como la ‘atención o conciencia plena’. Y es que en eso consiste esta técnica, en centrarse en el presente de tal forma que no valoremos lo que se percibe o se siente, sino que aceptemos nuestras emociones tal cual nos nacen, sin controlarlas o evitarlas, eliminando así la frustración o ansiedad que puede producirnos el hecho de enfrentarnos a una situación que, aunque lo intentemos, no podemos cambiar o modificar.

Los motivos por los que la práctica del mindfulness ha cobrado relevancia dentro de las terapias psicológicas son básicamente dos. Por un lado, la importante influencia a la hora de la construcción de la personalidad y, por otro, el hecho de analizar las circunstancias que nos rodean y nuestros propios sentimientos sin prejuicios. Por tanto, analizar la realidad y aprender a aceptarla sin realizar ningún tipo de valoración hará que, sin duda, mejore su estado anímico. Todas estas razones han llevado a muchos investigadores a considerar el mindfulness no sólo como una terapia o técnica de meditación, sino como una filosofía de vida en sí misma.

¿Tienes una discapacidad? DUPLICAMOS tus oportunidades laborales de conseguir empleo Click acá

¿Las enfermedades mentales son consideradas una discapacidad?

¿Las enfermedades mentales son consideradas una discapacidad?

¿Tienes una discapacidad? DUPLICAMOS tus oportunidades laborales de conseguir empleo Click acá

La enfermedad mental ha sido siempre un tema difícil de enfrentar a causa del estigma y de los temores asociados tanto en el ámbito laboral como de manera general. La “enfermedad mental” no se refiere sólo a patologías graves, sino también a trastornos comunes como la depresión, la ansiedad o el estrés, que pueden ser tratados de forma adecuada si son manejados correctamente. Muchas personas con enfermedades mentales tienen, a su vez, alguna discapacidad que puede estar asociada o no a dicho padecimiento y generalmente se clasifican dentro del espectro de las discapacidad psicosociales. En este artículo haremos un breve repaso sobre ellas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la discapacidad psicosocial como personas con diagnóstico de trastorno mental que han sufrido los efectos de factores sociales negativos, como el estigma, la discriminación y la exclusión. La anterior definición, no se limita a mencionar la situación de salud de la persona; su acierto consiste, en hacer notar las deficiencias de una sociedad que estigmatiza, discrimina y excluye. Si bien, se trata de una definición que parte de un aspecto médico, al incorporar y destacar las deficiencias de la sociedad, se hace compatible con el Modelo Social de abordaje de la Discapacidad pues identifica cómo la sociedad discapacita a nuestro colectivo, además de que distingue estas discapacidades de las intelectuales.

Generalmente, estas condiciones de vida temporal o permanente aparece durante la adolescencia o los primeros años de la adultez y varía de acuerdo a cada una de las disfunciones, afectando directamente las funciones mentales y de interrelación de las personas que la presentan, limitando su capacidad para ejercer una o más actividades de la vida cotidiana.

– Depresión: Estado mental que se caracteriza por sentimientos permanentes de tristeza, desesperación, pérdida de la energía y dificultad para manejarse en la vida cotidiana normal. Otros síntomas de la depresión incluyen sentimientos de inutilidad y desesperanza, pérdida del placer en la realización de actividades, cambios en los hábitos de alimentación o dormir, y pensamientos de muerte o suicidio.

– Trastornos de ansiedad: La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud que puede manifestarse con palpitaciones y sudoración. Si bien la ansiedad es una reacción normal al estrés cuando nos enfrentamos a algunas situaciones, su presencia prolongada y abrumadora puede significar limitaciones para el desenvolvimiento de la persona en la sociedad.

– Psicosis: Es un trastorno mental grave por el cual la persona pierde la capacidad de reconocer la realidad o de relacionarse con otros. La persona no es capaz de hacer frente a las exigencias de la vida diaria. Los síntomas incluyen estar paranoide, tener ideas falsas acerca de lo que está ocurriendo o quién es quién, y ver, oír o sentir cosas que no están presentes. Puede ocurrir a cualquier edad, aunque es bastante inusual en la infancia y adolescentes menores de 15 años.

– Trastorno bipolar: Es una enfermedad mental que causa cambios extremos en el estado de ánimo que comprenden altos emocionales (manía o hipomanía) y bajos emocionales (depresión).  Estos cambios en el estado de ánimo pueden afectar el sueño, la energía, el nivel de actividad, el juicio, el comportamiento y la capacidad de pensar con claridad.

– Esquizofrenia: Es un trastorno mental severo que afecta al pensamiento, las emociones y el comportamiento. Los síntomas más habituales son delirios, alucinaciones, trastornos del pensamiento, aislamiento y deterioro de las emociones.

– Trastorno esquizoafectivo: El trastorno esquizoafectivo es un trastorno de salud mental que se caracteriza por una combinación de síntomas de esquizofrenia, como alucinaciones o delirios, y síntomas de trastornos del estado de ánimo, como depresión o manía.

– Patología dual: Hace referencia a personas que presentan de manera simultánea o a lo largo de su vida una adicción en conjunto con un trastorno mental. Las adicciones pueden ser elementos o sustancias moralmente aprobadas en la cultura actual como: el tabaco, el café, el alcohol, los analgésicos o aquellas que no disfrutan del mismo status como: el cannabis o la cocaína. Por otro lado los trastornos mentales hacen referencia a padecer trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, trastornos del espectro de la esquizofrenia y la psicosis, Trastorno Déficit Atención e Hiperactividad, y diferentes rasgos y trastornos de personalidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Ir al contenido