La importancia del arte en niños y niñas con discapacidad

La importancia del arte en niños y niñas con discapacidad

Cuando un niño o niña tiene alguna discapacidad, a menudo se recomienda a los padres llevarlo a terapias que involucren algún tipo de actividad artística, sea artes plásticas, producción de música, danza, teatro u otras. Aunque no se conoce por completo el proceso neurológico mediante el cual estas actividades pueden aportar al desarrollo de un niño o niña con discapacidad, en general se considera que son de gran importancia para el desenvolvimiento apropiado, ya que no solo le brindan gran diversión sino que pueden, a su vez, otorgar muchas posibilidades para el desarrollo de las áreas de dificultad que pueda tener un niño o niña con discapacidad. En este artículo les compartimos algunos beneficios del arte en la infancia de las personas con discapacidad.

En cuanto a las artes plásticas (pintar, hacer esculturas, colorear, dibujar, entre otras) todas son actividades que tienen un doble beneficio. Tanto en el trabajo de la motricidad fina, procesamiento espacial, atención, planificación y secuencias. Además, brindan beneficios en los aspectos socio emocionales del individuo, como la exploración del yo y la autoexploración en personas con problemas de aprendizaje. También se considera que puede incrementar el sentimiento de control y a su vez proporcionar una herramienta de expresión para personas que no pueden hacerlo de otra manera.

La música por otro lado también no solo divierte a la persona sino apoya su desarrollo. Aprender a tocar un instrumento o tener algún tipo de instrucción musical brinda beneficios en las habilidades espacio temporales. Por ejemplo, en personas con daños cerebrales traumáticos y dificultades en el habla, el movimiento, al igual que en sus sensaciones, emociones, y pensamientos, se ha visto que la terapia musical puede ayudar a recuperar habilidades perdidas, lo cual indica que la música podría tener efectos neuronales y apoyar el aumento de nuevas conexiones cerebrales. La música parece no solo ser beneficiosa cuando la persona la produce, sino también cuando la escucha. Escuchar música de fondo puede ayudar a que los niños y niñas con necesidades de aprendizaje especiales puedan tranquilizarse y enfocarse en su tarea.

Finalmente, las clases o terapias basadas en danza, teatro, o movimiento pueden también brindar esta dualidad de beneficios para un niño o niña con discapacidad: diversión y apoyo al desarrollo. La danza es utilizada como método terapéutico porque se piensa que puede apoyar el desarrollo cognitivo, emocional, físico y social de una persona, así como la integración social de un niño o niña con discapacidad. También se aprende a moderar y controlar emociones y el estrés de una discapacidad, al igual que a escapar del estado emocional negativo que puede estar presente por su discapacidad.

¿Tienes una discapacidad? DUPLICAMOS tus oportunidades laborales de conseguir empleo Click acá

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Ir al contenido