Juegos Paralímpicos: Conoce su origen y evolución en el tiempo

Juegos Paralímpicos: Conoce su origen y evolución en el tiempo

¿Tienes una discapacidad? DUPLICAMOS tus oportunidades laborales de conseguir empleo Click acá

Los Juegos Paralímpicos son un evento deportivo internacional que reúne a atletas con discapacidades de todo el mundo. La historia detrás de esta celebración es un viaje que ha evolucionado a lo largo de los años, promoviendo el reconocimiento del talento de personas con discapacidad.

Para entender su origen, debemos remontarnos a la Segunda Guerra Mundial. En 1948, el Dr. Ludwig Guttmann, un neurólogo británico, organizó una competencia deportiva para veteranos de guerra con lesiones de médula espinal en el Hospital Stoke Mandeville de Inglaterra. Estos eventos, conocidos como los “Juegos de Stoke Mandeville”, fueron el punto de partida para los futuros Juegos Paralímpicos.

La primera edición oficial tuvo lugar en Roma, Italia, en 1960. Fue un evento modesto en el que participaron 400 atletas de 23 países. Los deportes incluidos en estos juegos fueron el atletismo y la natación. Desde entonces, se han celebrado cada cuatro años, coincidiendo con los Juegos Olímpicos, y han crecido en magnitud y alcance.

En 1976, los Juegos Paralímpicos de Toronto, Canadá, se convirtieron en los primeros en incluir a atletas con discapacidades distintas a las lesiones de médula espinal. Esto marcó un hito importante en la historia de los juegos, abriendo la participación a personas con discapacidades visuales, entre otras.

Con el tiempo, se ha ampliado el programa deportivo, incluyendo una amplia variedad de disciplinas. Actualmente, los atletas paralímpicos compiten en deportes como atletismo, natación, ciclismo, tenis en silla de ruedas, baloncesto en silla de ruedas, fútbol para personas con discapacidad visual y muchos otros.

Los Juegos Paralímpicos han desempeñado un papel crucial en la lucha por la inclusión y la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidades. Estos juegos han ayudado a cambiar la percepción de la sociedad sobre las personas con discapacidades y  los atletas paralímpicos se han convertido en modelos a seguir.

Cursos gratuitos en habilidades digitales

Realizaran Mini Olimpiadas para personas con síndrome de Down

Realizaran Mini Olimpiadas para personas con síndrome de Down

¿Tienes una discapacidad? DUPLICAMOS tus oportunidades laborales de conseguir empleo Click acá

El 27 de mayo de 2017, se llevarán a cabo unas mini olimpiadas para personas con síndrome de Down en el municipio Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado de Chiapas en México. Este evento tendrá lugar en la Secretaria de la Juventud, Recreación y Deporte.

Estas mini olimpiadas para personas con síndrome de Down, comenzaran a las 8:00 de la mañana, siendo parte de las actividades de integración que se realizan para apoyar a las personas vulnerables.

Por consiguiente, Marta Muñoz de Castellanos, la presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia en Tuxtla, realizó una rueda de prensa en donde realizó la convocatoria a la primera edición de las mini olimpiadas para personas con síndrome de Down, detallando que van dirigidas a la población con esta condición, que pertenezcan o no a instituciones privadas, publicas, fundaciones o clubes.

En todo caso, la finalidad es fomentar la inclusión de las personas con este síndrome en la sociedad, fortaleciendo además el respeto por las personas con discapacidad. (más…)

Juegos Paralímpicos: Conoce su origen y evolución en el tiempo

La historia de Marla Runyan

Marla Runyan es la primera atleta paralímpica que participó en unos Juegos Olímpicos. La vida de Marla transcurrió con total normalidad hasta los nueve años, ocasión en la que le diagnosticaron la enfermedad de Stargardt. Esta afección llevaría a que Marla viera su entorno muy borroso, convirtiéndola en parcialmente ciega. Desde ese momento, Marla se propuso buscar actividades que demostraran a los demás que ella podía destacarse en cualquier actividad, sin importar su discapacidad.

Luego de intentar con el fútbol y el violín, dio con el atletismo. Mucho entrenamiento duró la llevó a los Juegos Paralímpicos de Barcelona 1992, donde se colgó nada menos que cuatro medallas de oro. En Atlanta 1996 también tendría una actuación destacadísima, cosechando otro oro y una medalla de plata.

De todas maneras, Marla siempre tuvo como objetivo dejar los deportes paralímpicos para participar en competiciones como los Juegos Panamericanos o las Olimpíadas. Siempre estaban presentes algunas lesiones que ponían un manto de duda sobre la posibilidad de cumplir su sueño.

A base de mucho trabajo y sacrificio consiguió un lugar en los Juegos Panamericanos de 1999, donde ganó el primer lugar en la carrera de 1.500 metros y el respeto y reconocimiento de sus colegas y periodistas. Esta destacada actuación la llevó a cumplir su gran sueño: competir en las Olimpíadas de Sidney 2000, donde se hizo un lugar en la final de 1.500 metros, culminando finalmente en la octava posición.

“Corro, sin ver más que la pista despejada justo delante de mí. No sé cuántas corredoras tengo delante o detrás. El grupo de competidoras es un ser multicolor. Siento la suave curva que indica el indicio de los últimos 200 metros y el sprint final. Ahora estoy compitiendo contra personas individuales pero ¿quiénes son? ¡Y qué más da! Saber sus nombres no me va a facilitar ganarles”.

Sin duda, la historia de Marla es un gran motivador para todos aquellos deportistas con discapacidad que estén luchando por ganarse su lugar.

La historia de Marla Runyan

La historia de Marla Runyan

Marla Runyan es la primera atleta paralímpica que participó en unos Juegos Olímpicos. La vida de Marla transcurrió con total normalidad hasta los nueve años, ocasión en la que le diagnosticaron la enfermedad de Stargardt. Esta afección llevaría a que Marla viera su entorno muy borroso, convirtiéndola en parcialmente ciega. Desde ese momento, Marla se propuso buscar actividades que demostraran a los demás que ella podía destacarse en cualquier actividad, sin importar su discapacidad.

Luego de intentar con el fútbol y el violín, dio con el atletismo. Mucho entrenamiento duró la llevó a los Juegos Paralímpicos de Barcelona 1992, donde se colgó nada menos que cuatro medallas de oro. En Atlanta 1996 también tendría una actuación destacadísima, cosechando otro oro y una medalla de plata.

De todas maneras, Marla siempre tuvo como objetivo dejar los deportes paralímpicos para participar en competiciones como los Juegos Panamericanos o las Olimpíadas. Siempre estaban presentes algunas lesiones que ponían un manto de duda sobre la posibilidad de cumplir su sueño.

A base de mucho trabajo y sacrificio consiguió un lugar en los Juegos Panamericanos de 1999, donde ganó el primer lugar en la carrera de 1.500 metros y el respeto y reconocimiento de sus colegas y periodistas. Esta destacada actuación la llevó a cumplir su gran sueño: competir en las Olimpíadas de Sidney 2000, donde se hizo un lugar en la final de 1.500 metros, culminando finalmente en la octava posición.

“Corro, sin ver más que la pista despejada justo delante de mí. No sé cuántas corredoras tengo delante o detrás. El grupo de competidoras es un ser multicolor. Siento la suave curva que indica el indicio de los últimos 200 metros y el sprint final. Ahora estoy compitiendo contra personas individuales pero ¿quiénes son? ¡Y qué más da! Saber sus nombres no me va a facilitar ganarles”.

Sin duda, la historia de Marla es un gran motivador para todos aquellos deportistas discapacitados que estén luchando por ganarse su lugar.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Ir al contenido