Educación sobre discapacidad: ¿Cómo ayudar en la infancia a entender la discapacidad?

Educación sobre discapacidad: ¿Cómo ayudar en la infancia a entender la discapacidad?

¿Tienes una discapacidad? DUPLICAMOS tus oportunidades laborales de conseguir empleo Click acá

La diversidad es algo que los niños y niñas deben conocer desde sus primeros años de vida, especialmente cuando comienzan a socializar y a relacionarse con el mundo de manera más autónoma.

Bien sea en la guardería o en el colegio, o simplemente en la propia familia, con amigos o jugando en el parque, en algún momento de la infancia entrarán en contacto con personas con discapacidad y pueden surgirles preguntas.

En este caso, nuestra tarea es explicarles la situación con la mayor naturalidad posible, respondiendo a sus preguntas, y aprovechar esta curiosidad infantil para promover la empatía, la inclusión y la igualdad.

Aun así, es fácil que te surjan muchas dudas sobre cómo explicar en la infancia la discapacidad, qué lenguaje utilizar o cómo resolver sus dudas.

Puntos importantes a tener en cuenta: 

Los niños y niñas no tienen prejuicios: Los prejuicios y sesgos se desarrollan con el tiempo (con la educación y la socialización), por lo que la mayoría de los niños y niñas aceptan las diferencias de manera mucho más natural que los adultos. La mejor opción es abordar la discapacidad de manera normalizada y afectiva, incidiendo en el hecho de que todas las personas somos diferentes y que todos tenemos cosas en común.

El respeto como parte fundamental: La aceptación real de la discapacidad pasa por el respeto hacia la diversidad. Los niños y niñas no deben sentir lástima por la persona con discapacidad, sino respeto aprendiendo a valorar no sólo los logros de las personas sino el esfuerzo por conseguir las cosas y el valor que eso representa. Es fundamental explicar que las personas con discapacidad necesitan algunas adaptaciones para conseguir ciertas cosas y que por otro lado, pueden ser únicos o poseer otras habilidades que otras personas no tienen. Cada persona tiene habilidades y preferencias diferentes.

Intentar resolver todas las dudas: Es positivo responder de forma sencilla y clara a las preguntas sobre la discapacidad pero de una manera tranquilizadora. Si el niño o niña, por ejemplo, pregunta por qué esa persona usa un dispositivo auditivo, responderle de una forma simple que es porque tiene dificultades para oír o no puede oír, pero sí muestra preocupación explicarle que eso no le impide ser feliz, que también juega, se divierte, etc.

Aprovecha los recursos lúdicos y educativos para tener la conversación sobre discapacidad: Existen en la actualidad multitud de recursos que explican a los niños y niñas las distintas discapacidades desde dibujos animados, cuentos, actividades, etc.

Por ejemplo la Fundación Adecco ha realizado «Diferentes» un libro de actividades para niños y niñas de 4 a 8 años, donde de forma lúdica se trata el tema de la diversidad. Muchos capítulos de la serie de dibujos animados de Caillou, hablan de la discapacidad siempre con un mensaje muy positivo. Como el de “Un perro muy especial” (habla de la personas con discapacidad visual),  “Caillou, un nadador muy bueno»  (de la discapacidad física) o «Sígueme» (de las personas con autismo).

Estos y otros recursos además de las situaciones que nos iremos encontrando en nuestra vida cotidiana irán ayudando al niño o niña a comprender la diversidad de su entorno y a respetarla.

Cursos gratuitos en habilidades digitales

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Ir al contenido