Se estima que en países como México, por lo menos 25.000 niños y niñas, tienen autismo. Sin embargo, ese no es el mayor de los problemas para los padres, sino que tienen dudas acerca de cómo ayudar a sus hijos.

Tanto las madres como los padres, al enterarse de la condición de su hijo no saben qué hacer, ni cómo tratar al niño, para brindarle una vida lo más normal posible.

Primero que nada los padres deben tener en cuenta, que no es culpa de nadie que el niño sea autista, ya que este trastorno no tiene una causa especifica, por ello deben buscar la manera de tomar las medidas pertinentes de acuerdo a los síntomas desde el momento que el niño es diagnosticado.

Compartir