Cuando Norberto Butler era un adolescente solía citarse clandestinamente con su novia en uno de los cuartos de la escuela donde estudiaba. Se veían allí para hacer lo mismo que muchos otros jóvenes de su edad.

Compartir