Se consideran dentro de la discapacidad intelectual: Diversas patologías, enfermedades y cuadros vinculados a la diversidad de formas de pensar, socializar, aprender y trabajar.

El espectro abarca casos tan variables como autismo, equizofrenia, síndrome de down, etc.  Aunque en la mayoría podría existir retraso mental, el mismo no es condición excluyente de la discapacidad intelectual en términos de discriminación. Comúnmente se ha vinculado a la discapacidad intelectual con el retraso mental.

Se trata de un trastorno definido por la presencia de un desarrollo mental incompleto, detenido o en proceso de degeneración, caracterizado principalmente por el deterioro de las funciones cognitivas, del lenguaje, motrices y de socialización.

Causas:

– Retraso mental: trastornos genéticos, infecciosos, drogas, desnutrición, condiciones ambientales de cuidado y crianza.

 Características:

Por lo general las personas que tienen discapacidad intelectual que cursa con retraso mental poseen limitaciones en las siguientes habilidades o conductas: comunicación, auto cuidado, actividades de la vida diaria, actividades sociales, auto dirección, trabajo libre, la capacidad para comprender el mundo que los rodea es también más lenta, por eso su progreso depende de la ayuda de las personas que lo rodean. Pueden crear, aprender y crecer si no se les niega espacio donde puedan manifestar sus capacidades.

Son personas que si reciben una estimulación adecuada, pueden tener una buena inserción social. Por eso es muy importante recibir estimulación temprana.

 ¿Cómo lograr una comunicación eficaz con una persona con discapacidad intelectual?

– Utilice un lenguaje claro y sencillo. Divida la frase en partes, si tiene una ida compleja, para facilitar la comprensión, no hable de forma infantil (a no ser que se trate de un niño pequeño), tenga paciencia y respete los tiempos del otro.

Compartir