La accesibilidad universal es la condición mediante la que un entorno es plenamente accesible a todos los individuos, sin importar si estos sufren de alguna discapacidad motriz que dificulta su desplazamiento. En otras palabras, todos los entornos, bienes, productos y servicios deben poder ser utilizados por todas las personas de forma autónoma, segura y eficiente, garantizando que la persona discapacitada no deberá interrumpir sus actividades por problemas de accesibilidad.

El concepto de accesibilidad universal ha ido evolucionando con el paso del tiempo. Antes, accesibilidad refería únicamente a entornos físicos, es decir, a la eliminación de barreras de accesibilidad arquitectónicas que dificultaran el acceso a un determinado lugar. La complejización de este concepto ha llevado a que, actualmente, la idea de accesibilidad universal abarca una serie de medidas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de elaborar estrategias políticas y sociales. Por ejemplo, en los últimos años se han realizado muchas gestiones para que los videojuegos sean más accesibles, y es un hecho que esto sucederá.

Las tendencias digitales tampoco han escapado a apegarse a este concepto; tal es el caso de la accesibilidad web. La accesibilidad web significa que personas discapacitadas podrán hacer uso del contenido de una página web. La accesibilidad web busca derribar barreras para personas que sufren algún tipo de discapacidad, ya sea auditiva, visual, cognitiva o neurológica. Así, los individuos beneficiados no quedarán excluidos de un sistema que se vuelve primordial a la hora de conseguir un empleo inclusivo. El estándar w3c es un conjunto de reglas que, una vez cumplidas, certifican que la página web es accesible a pesar de que el usuario posea limitaciones físicas, psíquicas o sensoriales de los usuarios.

Compartir