1-Porque ofrece independencia económica. ¿Hay algo más reconfortante que ser tu propio sostén económico? Se trata de la ‘dignidad’ en el hombre y en la mujer, el proveerse y satisfacer a través de sus propios medios las necesidades básicas.

El mundo moderno fue el formador de éste ideal de sujeto y considera a la persona responsable de su propio destino.

2-Es sinónimo de superación personal. En la acción puedes conocer tus limitaciones y tus capacidades. El sabio no es sabio por haber nacido así, sino por haber atravesado las experiencias que le han otorgado su saber. Sólo podrás ver lo aprendido una vez transcurridos los ‘fogueos’ en tu nuevo empleo. Lo recordarás cuando mires hacia atrás y observes lo que ahora te sale como natural.

3- Compartir la rutina diaria con colegas genera un sentido de pertenencia. Formar parte de un colectivo con un proyecto en común, se convierte en tu catalizador -motor-.

4- Proponer y ejecutar tus ideas en el ámbito laboral, creará en vos una seguridad que reforzará y definirá tu perfil profesional.

¿Qué otro sentido tiene para vos el encontrar un trabajo?

Compartir