Remedios Rabadán es Consultora en Comercio Exterior, pero ante todo es una enamorada del arte y más aún de Picasso, con quien coincide hasta en el día del mes en el que nacieron, un 25 de octubre. Por este motivo es que ha iniciado un proyecto que busca que hasta las personas no videntes puedan disfrutar del arte de Picasso: a través del olfato y el tacto.

‘La vida’ (1903), ‘El Guernica’ (1937) y ‘Autorretrato’ (1907) son algunas de las obras son algunas de las obras sobre las que se distribuyen una serie de fragancias y aromas mediante una tecnología de microencapsulación, que deja el papel impregnado de ellos. Con el contacto, los aromas se liberan y el lector, al desplazar sus dedos por el dibujo, puede apreciar el olor a vainilla, a lavanda, a mandarina, a rosa, e incluso a chocolate negro, todos ellos asociados a los colores de las obras.

Tras registrar su idea, ahora está en el proceso de editar el libro, que ha titulado ‘La esencia de Picasso’. Ya lo ha probado un grupo de personas no videntes, quienes quedaron encantados. “Cuando cogían el libro se emocionaban. Decían que nunca nadie les había acercado de este modo la pintura. Cada persona tiene su manera de interpretar el arte, la mía es por el tacto y el olfato”, comenta Rabadán.

Compartir