Paso # 3: Diferentes formas en las que puedes emplearte

En este paso cubriremos en detalle las formas en las que puedes emplearte, tanto trabajando para una empresa como de modo Freelancer, tambien llamado autoempleo. Revisaremos las ventajas y desventajas de cada alternativa.

En este video vamos a ver el Paso No. 3:

Diferentes formas en las que puedes emplearte.

Puedes emplearte de dos formas diferentes:

  • Trabajando para una empresa.
  • De modo Freelancer, también llamado autoempleo.

 

Trabajando para una empresa

Se llama también, en relación de dependencia o dependiente. En este caso, trabajas dentro de una organización que puede ser pequeña, mediana o grande. Las empresas están divididas por áreas que cuentan con un Jefe o Gerente. Aquí tendrás compañeros de trabajo y te evaluarán por el cumplimiento de tus tareas. Recibirás un sueldo todos los meses o quincenalmente por el trabajo realizado. Lo bueno de trabajar en relación de dependencia es que tendrás cierta estabilidad, es decir, sabes que cumpliendo con tus obligaciones tendrás asegurados tus ingresos. Es importante que te sientas cómodo con los procesos y las estructuras. Ya que son una constante en la vida de las empresas. También, que disfrutes el trabajar con otros, ya que se comparte mucho tiempo con otras personas, no sólo de tu área, si no también de otras.
Otro punto importante son las posibilidades de Aprendizaje, tendrás la ventaja de nutrirte de la experiencia y conocimientos de tus jefes y compañeros de trabajo.

Modo freelancer o autoempleo

En este caso, tu mismo generas el trabajo de forma independiente. Es decir, no perteneces a una empresa.

Tendrás que conseguirte tus propios clientes y serán ellos quienes generen tus ingresos por el trabajo que realices. Un típico ejemplo de esto puede ser un diseñador gráfico o un fotógrafo. Es muy probable que tengas que cumplir con diversas tareas al mismo tiempo: atender a los clientes, generar nuevos clientes, facturar por el servicio, entre otras. Un punto muy importante en este tipo de trabajos es la autonomía y la responsabilidad, ya que tendrás que cumplir con todas las obligaciones y respetar los horarios, sin tener un jefe que te lo esté exigiendo. A diferencia del trabajo en una empresa, no está garantizado que todos los meses recibas el mismo sueldo. Esto depende de que tengas los clientes necesarios y que les hayas cobrado a tiempo por tus servicios. Lo bueno, es que cuanto más clientes tengas, ¡más dinero ganarás!

Descarga el archivo PDF con el Paso #3


>> Ir al paso siguiente >>


Banner Empresas #4