Maximiliano Matto es un pez en el agua. Poco entendió de barreras que no podía superar y el conformismo no está en su lista de objetivos. Nadar y la perseverancia se convirtieron en su talento natural. Así lo confirman sus premios, el último que ganó fue la medalla de oro en los 50 metros de estilo pecho, en los juegos Para-suramericanos.

Este argentino, fanático del agua, nació sin miembros inferiores y sin el miembro superior derecho, y presenta una desviación de la columna. Comenzó a nadar de pequeño, por recomendación del equipo médico. Lo que se inició siendo un pasatiempo y una actividad para mejorar su salud, hoy es su motor de vida. Compite profesionalmente para el club argentino River Plate y es parte de la selección argentina de natación. También tiene otros intereses, está cursando la carrera de abogacía, en la Universidad de siglo XXI.

En el 2015, tiene una meta: competir en el Panamericano, en el mes de mayo, en la ciudad de Toronto, Canadá. Necesita conseguir un tiempo de 1,30 segundos para clasificar al gran desafío final: los Juegos Paraolímpicos Río 2016. La historia de Maximiliano es inspiradora, por la pasión y las ganas en seguir adelante.

Compartir