Adrianne Haslet-Davis es una bailarina profesional de 33 años que había logrado convertir su pasión en una profesión. Sin embargo, el 15 de abril de 2013 su vida daría un giro inesperado: ella fue una de los heridos del recordado atentando en la maratón de Bostón, cuando estallaron dos bombas en plena celebración del espectáculo deportivo. Así, su pierna izquierda resultó afectada y debió ser amputada.

Lejos de resignarse a abandonar su vocación luego del lamentable episodio, Adrianne ha vuelto a bailar sobre los escenarios. Es que el director del Biomechatronics Group y The MIT Media Lab, Hugh Herr, diseñó junto a su equipo una prótesis biónica para Adrianne. No es un dato menor aclarar que a Herr le faltan las dos extremidades inferiores, pero sus prótesis le permiten trasladarse sin limitaciones.

“En 3,5 segundos, los criminales cobardes sacaron a Adrianne de la pista de baile. En 200 días, nosotros la llevamos de vuelta”, afirmó Herr en la conferencia TED organizada en la Columbia británica mientras que Adrianne manifestó con emoción que está “encantada de bailar de nuevo. Estaba decidida a hacerlo y sabía que tenía que lograrlo, que debía lograr. Y aquí estoy”.

Compartir