En reiteradas ocasiones ya hemos analizado la impresión 3D, y como esta nueva tecnología está mejorando la calidad de vida de las personas con discapacidad. En este caso, las noticias vienen de Uruguay e involucran a personas con discapacidad visual.

La Unión Nacional de Ciegos de Uruguay y Fabrix, un Centro de Impresión 3D, están llevando adelante un proyecto que tiene como objetivo usar la fabricación digital para facilitar el aprendizaje de geografía por parte de ciegos. “Este es el mapa de Montevideo”, dice Gabriel, un joven no vidente que mediante el tacto percibe que está frente a la forma de la capital de su país.

“Para ellos es algo nuevo. ¿Cómo le explicás a un no vidente cómo es el relieve de Uruguay? Podés decirle qué es llanura y penillanura, pero imprimiendo pueden tocar las zonas altas y bajas y hacerlo más claro”, comenta Lucía Etchemendy, integrante de Fabrix.

Al ver el éxito de la iniciativa, los creadores de Fabrix fueron más allá de los mapas y se les ocurrió expandir el espectro. En este sentido, fabricaron representaciones pequeñas de arquitecturas, personajes de películas, animales y monumentos. Pensó en crear determinados objetos que, “si no fuera por la impresión 3D, los ciegos no podrían tener acceso”, expresó.

Compartir