Juan Martín Posadas, mejor conocido como “Juancho”, es un apasionado surfista uruguayo que diez años atrás sufrió un accidente mientras practicaba su deporte y hobby favorito. Ese día, un 19 de noviembre de 2004, cuando Juancho cumplía 30 años, estaba surfeando con un par de amigos. Tras sufrir un golpe con una ola, sintió que la movilidad de su cuerpo se había reducido considerablemente. En un principio pensó que la parálisis que sentía iba a ser por solo unos segundos, pero no fue así. Lo único que podía mover eran los brazos, no así las muñecas. De esa manera trataba de sacar la cabeza para afuera del agua para poder respirar, hasta que su situación fue advertida por uno de sus compañeros. Una vez que salió del agua y fue trasladado en ambulancia, estuvo 10 días en coma.

“Es un proceso paulatino, empezás a apuntar la cabeza hacia otro lado. Te planteás otras metas, te das cuenta que si pensás que necesitás caminar para ser feliz, no lo vas a ser nunca, porque te pasó algo que ha llevado a que no puedas caminar nunca más. Empecé a vivir de nuevo, la cabeza no cambia, el envase es lo que cambia. Empecé a buscarle la vuelta, cambié la forma de buscar la felicidad. Yo creo que ser feliz es estar contento, es estar bien con mi familia, con mis amigos, con mi trabajo, poder volver a hacer deporte.

Afortunadamente Juan Martín consiguió una tabla con motor enEstados Unidos y pudo empezar a surfear de nuevo. “Cuando te pasa algo así, lo único que queda es meterle para adelante para poder vivir”, afirma.

Compartir