Afortunadamente, cada día somos testigos de cómo las innovaciones de las nuevas generaciones de emprendedores tienen un claro enfoque social que busca mejorar la calidad de vida de distintos sectores de la comunidad. En este caso, tres jóvenes oriundos de Marruecos, estudiantes de la Escuela de Ingeniería de Rabat, han creado un robot que puede manejarse con los ojos con el fin de ayudar a las personas discapacitadas a llevar a cabo sus tareas cotidianas con mayor fluidez.

Este robot, conocido ahora como “Red Silence”, se apoya en una pequeña plataforma rodante y funciona con el movimiento de los ojos o con el simple parpadeo. De esta manera, realizará  acciones simples como cerrar ventanas, apagar la luz, actividades relacionadas a la alimentación, entre otras cosas.  La invención también permitirá a las personas con discapacidad establecer contacto con sus familiares a través de una opción de control conectada a Internet.

A priori se podría estimar que este robot tiene un costo muy alto. Sin embargo, los gastos de invención del robot no superaron los U$S260, lo que lo convierte en una invención sumamente accesible con un precio inferior a gadgets muy consumidos como smartphones o notebooks. Los promotores de este invento, los jóvenes Yasin Munir, Dris Amrani e Hicham Buchiji, aspiran a comercializar unas 500 unidades en el mercado marroquí para ayudar a los discapacitados.

Compartir