Sendra+Discapacidad

Quiero contarles mi experiencia como persona con discapacidad auditiva sirva como referencia a los que quieran leerlo, entenderlo, darle su importancia y llevarlo a la práctica.

En esta nota quiero demostrar que se puede romper una de las mayores barreras que tenemos las personas con discapacidad a la hora de hacer que nuestra experiencia sirva de ayuda y entendimiento a nuestra sociedad, sea o no persona con discapacidad.

Si usted, persona con discapacidad, quieres que te conozcan, date a conocer, si quieres que te vean como una persona normal, muéstrate como tal, si quieres que te ayuden, ayuda si quieres recibir, da.

Alrededor de nosotros hay tal desconocimiento por parte de la sociedad, hay tantos tabúes que debemos romper, y digo debemos, porque somos nosotros mismos los que debemos quitarnos complejos, vergüenzas y hablar con naturalidad de nuestra vida, situación, necesidades, que hasta que no lo hagamos, no seremos nosotros mismos.

Cuesta mucho, SÍ, lo sé, pero ¿qué no cuesta en esta vida?
Cuando una persona con discapacidad se abre, rompe sus complejos y habla con la gente, se da cuenta que la gente quiere saber, quiere entender la discapacidad, pero muchas veces no sabe ni cómo ni de qué manera.

Quién mejor que una persona con discapacidad corte este desconocimiento.
Yo misma, y como yo seguro que habrá muchos más, que les explique, dé charlas, se haga escuchar y demuestre a la sociedad que sabemos romper esos tabúes, que sabemos dar luz a esos desconocimientos y que sabemos vivir, lo único que queremos es que nos dejen hacerlo y que la sociedad se preste a escuchar y sobre todo a entender.

Todavía te encuentras a mucha gente que piensa que las personas con discapacidad somos unos beneficiados, que tenemos muchos beneficios para lo poco que aportamos, y lo peor no es que lo piensen sino que encima te lo dicen, y eso sólo podemos cambiarlo hablando, contando nuestra experiencia,  demostrando que podemos aportar quizá más que ellos, aún con todas nuestras limitaciones, que en muchos casos ellos mismos nos ponen y nos obligan a superar.

Muchas veces el desconocimiento y la falta de claridad hacia nosotros dan lugar a ello, pues demos el primer paso, y démoslo ya.

Debemos ser fuertes y demostrar a la sociedad qué es la discapacidad y tenemos la oportunidad para contar nuestra experiencia y para demostrar que se puede vivir, y que mientras hay vida hay esperanza y confiemos, al menos, que la esperanza de cambiar a la sociedad no se pierda nunca.

Así que Usted, persona con discapacidad si eres de los que no sabes qué hacer con tu vida, antes que ella misma te consuma, sal a la calle y úsala, que la gente te escuche, que la gente te vea, llénales ese vacío de desconocimiento hacia nosotros y demuéstrales, que la discapacidad vale para dar vida, vale para hacer sentir, vale para vivir. ÚSALA ya.

¡Sí se puede!

Compartir