La empresa OwnFone ha lanzado al mercado un teléfono Braille fabricado mediante técnicas de impresión 3D que permiten lograr un producto muy personalizado. Si bien no es el primer teléfono Braille del que se tiene noticia, sí cuenta con el privilegio de ser el primero que se comercializa.

El inventor y desarrollador de este dispositivo, Tom Sunderland, afirma que la impresión 3D de la parte delantera y trasera del dispositivo ha ayudado a mantener los costes bajos. “Este es el primer teléfono que tiene un teclado impreso en 3D y para las personas que no saben leer Braille, podemos imprimir textura y levantado de texto en el teléfono. Nuestro proceso de impresión 3D teléfono está pendiente de patente”, dijo el emprendedor.

De esta manera, este dispositivo permite una conexión instantánea entre usuarios no videntes y sus familiares y amigos. “El teléfono se puede personalizar con dos o cuatro botones en Braille que están pre-programados para llamar a amigos, familiares, cuidadores o los servicios de emergencia”, comentó Sunderland.

Quienes deseen comprar el teléfono pueden crear su diseño personalizado en la página web de la compañía. Existen tres modelos distintos cuyos respectivos precios son 40, 50 y 60 libras.

Compartir