En algunas ocasiones éste tipo de búsqueda puede ser más efectiva. Aunque parezca muy audaz podría abrirte nuevas puertas. Si ya sabés en qué empresa te gustaría trabajar o conseguiste el contacto de un profesional en recursos humanos, probá llamándolo.

1- Practica antes de hacer la llamada. Simula la situación con un amigo o familiar.
2- Después de la llamada pide a tu familiar que te sugiera cómo mejorar.
3- Inténtalo una vez más hasta que te sientas cómodo.
4- Prepara notas sobre lo que te gustaría decir, por ejemplo con palabras claves. No hace falta desarrollar párrafos, sino conceptos como recordatorio de lo que deseas trasmitir.

Transcribimos algunos ejemplos:

-Buenos días, habla Guillermo Bastile, estoy llamando para averiguar si tienen vacantes de contadores.
-Buenas tardes, soy Silvia Espindola, y me gustaría enviar mi currículum. ¿A qué área o persona debo dirigirme? ¿Podrías indicarme un correo electrónico?

Una vez que estés listo considera:
-Tener anotado el nombre de la persona con la que vas a hablar.
-Lapicera y libreta para anotar.
-Preséntate diciendo tu nombre y el objetivo de la llamada.

Si el puesto ya se tomó, pregunta cuando sería conveniente volver a llamar para futuras posibilidades, o si pueden referenciarte a otros empleadores que tengan vacantes.

¡En el próximo artículo, seguiremos trabajando para conseguir empleo!

Compartir