Skip to content

entrevista laboral

Preguntas que pueden hacerte durante la entrevista de trabajo

1-¿Por qué quiere trabajar con nosotros?

Una forma de prepararte para responder a esta pregunta es investigar a la empresa y al trabajo en sí mismo. De esa manera, te darás cuenta qué necesitas contar. Tienes que poner en evidencia la experiencia que puede ser relevante para el cargo específico.

2-¿Qué actividades realizaba en su último empleo?

Contá cuáles eran las responsabilidades claves. Usa ejemplos de las tareas que asumiste. Por ejemplo: “Era el asistente de un abogado. Estaba como responsable del seguimiento de los casos y del contacto con los clientes. Debía informar diariamente de las novedades relevantes de cada caso”.

3- ¿Qué aspecto no le gusta de usted o quisiera mejorar?

El objetivo de esta pregunta es ver cómo te manejas con preguntas un poco más incómodas. Entonces lo ideal es contar algo que no te gusta de vos, pero estás mejorando para cambiarlo.

4-¿Cómo se ve en 5 años?

Esta pregunta apunta a descubrir tu nivel de proyección y compromiso.

5-¿Por qué dejaste el último trabajo?

No es recomendable hablar mal de tu empleo anterior como tampoco de otras personas. Una respuesta posible es destacar tu deseo en seguir creciendo profesionalmente, por eso el énfasis en encontrar nuevas oportunidades.

6-¿Tiene alguna pregunta para hacernos?

Es el momento de obtener información útil, determinante para aceptar el trabajo.

Compartir

5 consejos útiles para la entrevista laboral

1- Ten claras las preguntas que quieres hacer al empleador. Anota previamente todas las dudas que necesitas despejar. Mencionamos algunos ítems para que te inspires: funciones a cargo, horario de trabajo, trabajo temporal o fijo, salario, beneficios, vacaciones, capacitaciones. Posibilidad de crecimiento dentro de la empresa.

2- Escoge la ropa adecuada para la ocasión. Tan sólo debes elegir prendas cómodas con la que ya te sientas familiarizado/a. Elige colores plenos, el azul, el negro, el blanco. Debes evaluar el contexto y el puesto. Difiere una empresa dedicada a la creatividad y diseño gráfico a un estudio de abogados.

3- Ubica dónde se realizará la entrevista. Planifica con tiempo cómo llegaras para ser puntual. Averigua el nombre de la persona que te entrevistará.

4- Preparate para explicar tus aptitudes para el trabajo. Aquí es una buena oportunidad en resaltar también tu valor agregado. Sé positivo. No sólo importa el curriculum sino tus antecedentes personales.

5-Si no estás en condiciones de presentarte a la entrevista, informale cuanto antes al empleador. Lo ideal es que asistas y aproveches la oportunidad. 

La entrevista de trabajo puede ser larga o ser breve, fácil o difícil, casual o más formal. Pero el ser tú mismo te dará más chances en encontrar tu trabajo.

Compartir

Pasos previos a la entrevista laboral

Conseguís la ansiada entrevista de trabajo, aumentan tus nervios y te preguntas, ¿qué hago? Bien, antes del encuentro con el empleador puedes poner en práctica algunos ejercicios que te motivarán. El objetivo es ir más preparado/a.

La entrevista es una conversación entre dos personas, si lo piensas de esta manera le quitas peso a la situación. Más allá del resultado final es una experiencia que te sumará.

Ejercicios previos a la entrevista:

1-Practica en tu casa sobre los temas que vas a hablar : trabajos anteriores, las responsabilidades que tenías a cargo, tus estudios, experiencias de voluntariado, intereses personales, y aquello que quieras mencionar.

Cuanto más practiques, te sentirás más seguro. Si tienes la posibilidad, grábate en video, y luego obsérvate o escúchate para modificar ciertos aspectos como formas de expresión o gestos corporales.

2-Reflexiona y anota en una hoja qué podrías aportar al nuevo empleo. Tu valor agregado. Seguramente lo contarás en la charla.

3-Investiga en la red sobre el empleador. Conocer previamente a la empresa demuestra un genuino interés de tu parte.

4-Imprime varias copias de tu currículum para tener a mano.

¡En la próxima nota, continuaremos trabajando en la entrevista laboral!

Compartir

La importancia del contacto visual en una entrevista laboral

La forma en que un candidato establece contacto visual con sus entrevistadores puede ser un factor determinante para conseguir un trabajo o quedar en el camino, no solo por lo que uno puede transmitir, sino también para conocer las reacciones de los entrevistadores a lo largo de la reunión.

Si no estás mirando a la cara a los reclutadores, estás perdiendo muchas señales no verbales valiosas que podrían ser útiles para corregir tu desempeño sobre la marca. Los gestos de los entrevistadores podrían hacerte entender que estás hablando mucho o muy poco, por ejemplo.

El lenguaje corporal dice mucho sobre nosotros. Como seres humanos, nos comunicamos constantemente, incluso cuando no estamos hablando. Establecer una conversación fructífera con una persona que no establece contacto visual o que la mayor parte del tiempo está mirando hacia el piso es realmente difícil.
Aquí dejamos algunos tips prácticos:

  • Mientras que el contacto visual es importante, no te vayas al otro extremo y mires a tus entrevistadores de una forma desafiante. El contacto visual debe ser natural y fluir con la propia conversación.
  • Lleva contigo un cuaderno y un bolígrafo para la entrevista. Esto te da una oportunidad natural para mirar hacia abajo de vez en cuando.
  • Si tienes más de un entrevistador, recuerda que debes hacer contacto visual con todos ellos, no sólo a la persona con la que te sientas más cómodo, o el que lleva adelante la mayor parte de la conversación.
Compartir

Las preguntas de una entrevista laboral

Sin duda, uno de los mayores temores de las personas que están a punto de entrar a una entrevista laboral es la exposición a preguntas difíciles o incómodas. Algunas serán directas y concisas, otras un pocos más amplias; algunas buscarán testear tus habilidades y otras tendrán como finalidad analizar tu respuesta frente a situaciones en las que no te encuentras cómodo.

En primer lugar, es importante detectar rápidamente el tipo de entrevista en la que estamos participando.  La categoría más común es la entrevista de comportamiento, donde los entrevistadores buscarán indagar en tu pasado para determinar si estás listo para asumir determinadas responsabilidades en el futuro. Consignas del tipo “cuéntame sobre un problema complicado que tuviste que resolver” son muy comunes. Aquí la clave es contar una historia que resalte nuestras habilidades y que tenga un resultado positivo. No hay necesidad de ser breve en la respuesta; a más detalles, más interesante y creíble será. Siempre es recomendable utilizar el formato Situación-Acción-Resultado.

Otra línea de preguntas intentará incomodarte, buscando analizar tu comportamiento en estas situaciones de presión. Requieren de pensamiento y respuesta rápida. Es importante tener en cuenta que a los entrevistadores no les interesante tanto la respuesta, sino la reacción y la forma de manejar la situación. Con esto en mente, nunca pierdas la calma y siempre da muestras de seguridad.

La tercera y última categoría de preguntas tiene un perfil más técnico. Para este caso es difícil elaborar recomendaciones, pues depende mucho del rubro específico en el que se maneja la empresa contratante y la posición a la que estás postulando. En este caso sí es importante enfocarse en brindar una respuesta precisa, pues es el momento idóneo para demostrar que estás técnicamente capacitado para ocupar la posición.

Compartir

Tips de vestimenta para una entrevista laboral

El proceso de selección laboral generalmente cuenta con dos pasos fundamentales: la elaboración del curriculum vitae y la propia entrevista laboral. A continuación dejamos algunos tips para que esta última instancia sea exitosa y culmine en una contratación.

La primera impresión de una persona se obtiene en menos de un minuto, muchas veces incluso antes de que pueda decir una palabra. Somos una sociedad visual, y en la entrevista tienes que demostrar que vas a ser un buen representante de la empresa y que eres una persona que presta atención a los detalles y que respeta los procesos.

La vestimenta siempre va a depender de la cultura organizacional que impera en una empresa. De todas maneras, es difícil conocer esta cultura si nunca hemos estado en este lugar. En base a esto, podemos afirmar que siempre es mejor pecar de formal. Dejar una imagen casual en un ambiente que exige formalidad es un riesgo que seguramente no quieres correr. Por el contrario, presentarse en un ambiente laboral informal con una vestimenta conservadora puede dejar al individuo un tanto fuera de contexto, pero nunca será mal visto.

En lo que refiere a las joyas, especialmente para mujeres, siempre es bueno tender a menos. Las joyas son un motivo de distracción, y aunque pueda parecer gracioso, los entrevistadores pueden enfocarse demasiado en estos accesorios y olvidar aspectos importantes del intercambio. Otro tip útil para ambos sexos es no abusar de los perfumes y colonias. Muchas personas rechazan los aromas fuertes e incluso pueden ser alérgicos a estos.

Un punto importante es siempre llevar copias del curriculum en buenas condiciones, además de una lapicera y un block de notas para sacar apuntes y mostrar interés. Anotar cosas en el Smartphone no es una buena idea, pues el entrevistador puede interpretar que no estamos prestando suficiente atención al proceso.

Lo último pero no menos importante es siempre darnos una última mirada al espejo antes de ingresar a la entrevista. Seguramente no querrás entrar con una migaja en tus labios, o con el cuello de la camisa mal doblado.

Compartir

Tips de vestimenta para una entrevista laboral

El proceso de selección laboral generalmente cuenta con dos pasos fundamentales: la elaboración del curriculum vitae y la propia entrevista laboral. A continuación dejamos algunos tips para que esta última instancia sea exitosa y culmine en una contratación.

La primera impresión de una persona se obtiene en menos de un minuto, muchas veces incluso antes de que pueda decir una palabra. Somos una sociedad visual, y en la entrevista tienes que demostrar que vas a ser un buen representante de la empresa y que eres una persona que presta atención a los detalles y que respeta los procesos.

La vestimenta siempre va a depender de la cultura organizacional que impera en una empresa. De todas maneras, es difícil conocer esta cultura si nunca hemos estado en este lugar. En base a esto, podemos afirmar que siempre es mejor pecar de formal. Dejar una imagen casual en un ambiente que exige formalidad es un riesgo que seguramente no quieres correr. Por el contrario, presentarse en un ambiente laboral informal con una vestimenta conservadora puede dejar al individuo un tanto fuera de contexto, pero nunca será mal visto.

En lo que refiere a las joyas, especialmente para mujeres, siempre es bueno tender a menos. Las joyas son un motivo de distracción, y aunque pueda parecer gracioso, los entrevistadores pueden enfocarse demasiado en estos accesorios y olvidar aspectos importantes del intercambio. Otro tip útil para ambos sexos es no abusar de los perfumes y colonias. Muchas personas rechazan los aromas fuertes e incluso pueden ser alérgicos a estos.

Un punto importante es siempre llevar copias del curriculum en buenas condiciones, además de una lapicera y un block de notas para sacar apuntes y mostrar interés. Anotar cosas en el Smartphone no es una buena idea, pues el entrevistador puede interpretar que no estamos prestando suficiente atención al proceso.

Lo último pero no menos importante es siempre darnos una última mirada al espejo antes de ingresar a la entrevista. Seguramente no querrás entrar con una migaja en tus labios, o con el cuello de la camisa mal doblado.

Compartir
Close