Una compañía israelí desarrolló el primer smartphone que se puede controlar con el movimiento de la cabeza. Ya está disponible en el mercado.

Muchos de los grandes inventos de la humanidad nacieron de momentos Eureka! Segundos, donde el deseo, la necesidad y las ideas se alinean para generar un nuevo concepto, que hasta ese momento nadie había pensado. Eso le sucedió a Giora Livne.
Hace unos cinco años, Livne, un padre de familia cuadripléjico, miraba en televisión cómo un tal Oded Ben Dov mostraba los últimos adelantos en caption movement de los videojuegos, la famosa función kinetic, que permite que un personaje virtual copie los movimientos de una persona real en la pantalla.
Captura de pantalla 2016-02-26 a las 8.48.56
Así, Liven, quien tiene experiencia en el terreno de la ingeniería eléctrica, vio en esta tecnología el potencial para ayudar a personas en su condición. Llamó a Ben Dov y juntos crearon Sesame Enable, una start-up israelí que creó el primer teléfono que para ser utilizado detecta el movimiento de la cabeza.
“Giora me comentó que no podía usar sus pies ni manos. ¿Podía hacerle yo un teléfono personalizado? Enseguida comencé el proyecto, porque era una causa que valía la pena y también está esa sensación maravillosa que solo se genera cuando se ayuda a otro”, explicó Ben Dov, CEO de Sesame Enable, a Israel21c.
La tecnología permite que las personas con discapacidad puedan utilizar un smartphone sin asistencia de otro. Los usuarios son capaces de revisar sus emails, participar en videojuegos y navegar en internet.
“Desarrollamos un algoritmo que le da acceso a personas con movilidad reducida o, con ciertos tipos de enfermedades neurodegenerativas, a la tecnología que la mayoría de las personas manejan y que es una parte fundamental de su vida”, dijo Ben Dov.
El diseño –apto para Android y iOS- puede ser utilizado por personas con lesiones en la columna vertebral, esclerosis lateral amiotrófica, parálisis cerebral y otras discapacidades que limitan el movimiento de manos y brazos.

Cómo funciona

A través de un algoritmo complejo de visión computerizada y una cámara frontal, el smartphone puede detectar los movimientos de la cabeza, quien de esta manera accede a controlar un cursor en la pantalla similar al de un mouse de PC.
Durante 2015, el proyecto recibió el Premio ‘Verizon Powerful Answers’, valorado en un millón de dólares, que le permitió pasar de la etapa de prototipo a la producción en serie.
Fuente Infobae

 

Compartir