Igual que en las situaciones regulares entre mejor esté construido el perfil y definidas las funciones, mejores postulaciones se obtendrán.

Para la difusión de las vacantes sugerimos difundirlas tanto en portales de empleo dedicados (donde obviamente no podemos dejar de recomendarte el nuestro, http://www.incluyeme.com ) como compartir la búsqueda tanto con organizaciones dedicadas, universidades y empleados (te sorprenderás cuantos de ellos tienen familiares con discapacidad).

La clave aquí es poner tu foco considerar los talentos, formación y/o experiencia del candidato sin influenciar tu criterio por la discapacidad de éste.

Como en todo proceso de reclutamiento, recibirás tanto aplicaciones de postulantes que se ajustan a tu búsqueda como aplicaciones de candidatos que no cumplen los requisitos. Aplica aquí el mismo criterio que aplicarías para personas sin discapacidad y preselecciona a los candidatos que mejor se ajusten a tu búsqueda.

Típicamente las personas con discapacidad representan un 10% de la población del país y reflejan las condiciones del mercado laboral en general. Es decir, si en el mercado laboral de tu país, la mayor parte del mismo posee estudios secundarios y no terciarios o universitarios, lo mismo se reflejará para la población con discapacidad. No le tengas miedo a los perfiles “difíciles” como los puestos de tecnología, con dominio de idiomas extranjeros, etc. ya que encontrarás muchas personas con discapacidad que cumplen estos requisitos, sólo espera un volumen menor de aplicaciones que en el mercado laboral sin discapacidad.

Te recomendamos que utilices este canal como una fuente adicional de captar talento para tu empresa, el cual tiene los beneficios que mencionamos en esta nota.

Compartir